sábado, julio 01, 2006

aprendizaje

Gracias a un post en ojo_al_texto, me hizo recordar una anécdota universitaria:

Una profesora en la Universidad que dictaba psicología, el tema de ese día hacia referencia acerca de las conductas y ella decía que las personas no eran capaces de modificar las conductas si nacían así se quedaban así, eso me indigno tanto tanto que empecé a discutir con ella (NO SE DEBE DISCUTIR CON UN PROFESOR SI SE QUIERE PASAR LA MATERIA) básicamente fue un ring de pelea, y por supuesto el salón atento a ver quien ganaba... Yo entre mi dilema de hacerle ver su equivocación y en querer pasar la materia, opte por callar "ese día"…. Los alumnos se rieron de mi gran equivocación. (la ignorancia da risa…)

La semana siguiente, en un salón aparte le entregue a la profesora material (mis dos hermanas son psicopedagogas y mi tía psiquiatra) acerca del tema de las conductas en el ser humano, explicándole además que existía una materia en Psicología que se titulaba "Modificación de Conducta", ella tomo el material, me miro y me devolvió el material.

Yo pase mi materia, ella aprendió que debía instruirse más, y yo aprendí que puedes defender tu punto de vista "pero" de manera inteligente.

A nadie le gusta que le pongan en ridículo aunque se tenga la verdad.

3 comentarios:

Miguel Pinto dijo...

Es verdad tienes razón, hay que ser inteligente al momento de contradecir a la persona que ostenta el poder, no importa el tamaño del error, ellos piensan que son perfectos.

Alejandra dijo...

Lo que el ser humano menos le gusta es reconocer que se equivoca, y cuando se es profesor no les gusta quedar mal frente los alumnos... imagínate!... Pierde credibilidad, y es delicado, sobre todo para la autoestima. Es obvio que al profesor de tu post le faltaba experiencia y aprendizaje, y lo peor que no acepto el material que le ofrecías… así tampoco aprenderá.

Buen post, también me trajo recuerdos

: )

Álvaro Ramírez dijo...

Me gusta mucho tu apunte. Enseña y divierte. Dos cualidades que aprecio mucho.